Quizás la mejor definición sea necio


Picture1

Hace poco tiempo le dediqué un post a un indocumentado que pulula por la red y que responde al apodo de Fernando Narayana, más conocido en estos pagos por Nano. Nano es un ser humilde, tan alejado de la presuntuosidad que se pone de “apellido” Narayana que es, en la tradición védica, una advocación de Visnú, el ser supremo para los hindis. Ahí es nada, uno de los más destacados cranks conspiranoicos de nuestro entorno utiliza, como apellido, el nombre del ser supremo de la tradición hinduista. Se trata, ni más ni menos, del creador, preservador y destructor del universo. Imagínense mis lectores donde se sitúa el ego de semejante individuo.

En su momento, lo definí como idiota y, con toda seguridad, me equivoqué. El adjetivo aplicable es necio que, a diferencia de idiota, proviene del latín y, por lo tanto, nos es más próximo. Necio, como pueden ver en la imagen que abre este post, de acuerdo la primera acepción recogida en el diccionario de la RAE, significa, ni más ni menos, que ignorante [y] que no sabe lo que podía o debía saber. Definición que casa, como anillo al dedo, con el charlatán, habida cuenta de los rebuznos que tiene a bien soltar en sus blogs y en los comentarios que disemina en otros sitios, entre ellos en este modesto blog.

Cuando me encuentro con individuos como Nano, la primera inclinación que sufro es a compadecerlos. En el fondo, Nano no es más que otro chiflado que, a diferencia de Rafa, se cree de verdad lo que escribe y, aparentemente, no pretende sacarle los cuartos a nadie. Lo único que reclama es que le hagan caso. Pero ojo, no nos equivoquemos,  en el ego infinito de los cranks (bielas en castellano) el caso se lo tienen que hacer científicos con cualificaciones (y, a poder ser con premios internacionales). Naturalmente, estas luminarias de la ciencia, no tienen mejor cosa a la que dedicar el tiempo que a contestar las tonterías que se le ocurren a las docenas de necios que, como Nano, pululan por el mundo.

Pero hay que tener cuidado con Nano, no se trata de un biela al uso habitual, el es un creyente (Además de en Visnú) en la astrología y ha afirmado que es capaz de triunfar donde la medicina científica no lo ha conseguido (todavía) y es en curar el cáncer. Estas afirmaciones son tremendamente peligrosas puesto que pueden sembrar la aparición de falsas esperanzas que se tornen en terreno abonado para gentes sin escrúpulos. No me consta que Nano haya vendido tratamientos para el cáncer pero el levantar una advertencia sobre esto no está de más.

Centrándonos en el objeto del post. Nano, ha insinuado repetidamente que en este blog se le ha censurado, cosa que es absolutamente falsa. Todos sus comentarios han pasado como los de casi todos. Sólo me consta haber borrado un comentario que era especialmente grosero e insultante. Sin embargo, en su blog él aplica otros principios. Yo soy muy respetuoso con el principio de soberanía y entiendo que el dueño de un blog es soberano para dejar pasar o borrar los comentarios de acuerdo al criterio que quiera en su momento así que, a priori, no me parece mal que en su blog haga lo que le de la real gana. Lo que no deja de resultarme curioso es que reclame en otros sitios lo que niega en su propio blog pero, en fin, acusará a San Google de la desaparición de los comentarios.

Al grano, en el último post que ha escrito (y que si tienen mis lectores la paciencia y estómago de abordar, aquí tienen el enlace) pretende, naturalmente, intentar demostrar que la ciencia le engaña (a él en particular y al mundo en general). Terco y porfiado en lo que hace (tercera acepción de necio de acuerdo a la RAE) parte de un escasísimo conocimiento científico, un más escaso aún conocimiento matemático  y una cadena de razonamientos errónea, basada en trasladar directamente los fenómenos que se observan en el mundo macroscópico al mundo microscópico, para intentar negar lo que él cree que dice la ciencia. En el fondo de su errado razonamiento yace el argumento de incredulidad:

Como no puedo entender esto de los electrones, no puede ser verdad.

El problema de Nano es que no se da cuenta de que la ciencia construye unos modelos que son, en esencia, modelos matemáticos (el es un incapaz hasta con las matemáticas más básicas). La ciencia no dice que sus modelos sean la realidad, la ciencia utiliza modelos que permiten explicar los fenómenos observados (por ejemplo, la corriente eléctrica) y predecir las consecuencias (efectos) de determinadas causas (por ejemplo, que se apague la bombilla al cortar la corriente eléctrica). Los modelos de la ciencia pueden ser más o menos buenos y son continuamente superados por modelos mejores. Y son más o menos buenos de acuerdo al grado en el que se ajustan los resultados de estos modelos a los fenómenos observados. La ciencia no dice que la realidad se tenga que parecer al modelo aunque algunos (que nos consideramos realistas científicos) consideremos que sí, que, en efecto, el modelo refleja la realidad.

No deja de ser cierto el hecho de que entre los científicos hay una tendencia a simplificar en exceso los modelos de la ciencia empleando analogías con fenómenos cotidianos o efectos que se producen en el nivel macroscópico. Este exceso de simplificación a la hora de divulgar el conocimiento científico tiene, como contrapartida, el que, en algunos casos, se produzcan errores básicos. Pero no es menos cierto que Nano cree que esas analogías son, en realidad, los modelos científicos. Nano se basa en esas analogías y modelos científicos ya superados (mecánica clásica, el átomo como un sistema planetario, los electrones como corpúsculos, …) de los que sólo entiende una pequeña parte, para, sobre la base de su desconocimiento científico y su evidente carencia de la formación matemática más básica, con una imprudencia y falta de razón (segunda acepción de necio según la RAE) extremas, criticar, sin ningún tipo de rubor, algo que no alcanza a comprender (de nuevo el argumento de incredulidad).

Nano se ajusta, en extremo, al patrón clásico de un crank. Nano se atreve a sostener, aún careciendo de la formación más básica y sin la menor evidencia ni, por supuesto, vergüenza, su opinión frente a cualquier teoría aceptada en el ámbito científico. Como buen crank, Narayana rechaza cualquier evidencia en contra de sus creencias o cualquier evidencia que respalde las teorías establecidas. Los cranks como Nano no son como los charlatanes, los charlatanes utilizan sus teorías para engañar y no necesariamente se las creen ellos mismos (como es el caso de Rafa), por contra, los cranks están convencidos de que teorías científicas rigurosamente probadas son falsas. En este sentido, los cranks son capaces de creer en la cuadratura del círculo, en móviles perpetuos, en que la astrología es ciencia o que el átomo es un sistema planetario en miniatura.

La imagen del científico iconoclasta que trabaja en solitario y al que se le ocurren las ideas geniales en el momento más inoportuno por pura “inspiración” es lo que los cranks como Nano tienen como imagen del científico. La realidad es que la ciencia funciona de una forma muy distinta. La base de conocimientos científicos ha crecido tanto en los últimos siglos que es necesaria una larga formación y una gran especialización antes de que un científico pueda llegar a dominar su campo de conocimiento y pueda aportar avances al conocimiento científico en ese campo limitado del conocimiento. Una vez alcanzado el nivel de formación, el trabajo científico es un esfuerzo colectivo: un científico desarrolla una idea, la publica a través de unos determinados canales, la idea se critica y debate y se acepta o rechaza. El proceso tiene una serie de controles que permite separar la ciencia de la no-ciencia aunque, en algunos casos, estos controles no son todo lo efectivos que debieran pero, a la larga, la ciencia es un proceso que se corrige a si mismo.

Personajes como Nassim Haramein (éste es un charlatán sacacuartos), Jim Carter (éste se cree un genio) o Nano (éste es fundamentalmente idiota), por citar unos cuantos cranks prototípicos (obviando, por supuesto, a Rafa, que no deja de ser un charlatán sacacuartos), carecen de una formación formal en ciencia, incluso de la formación más básica. Sin embargo, esta falta de formación la consideran una ventaja ya que, de esta forma, se mantienen apartados del “dogma” y no contaminados por la ciencia “oficial”. Esta actitud no demuestra más que una arrogancia tan grande como su desconocimiento al considerarse en el mismo plano de igualdad que un Feynman o un Einstein. A diferencia de éstos, que dedicaron tiempo y esfuerzo en formarse para conocer las teorías existentes antes de proponer nuevos modelos y defenderlos delante de la comunidad científica, los cranks prefieren seguir el camino fácil al afirmar que no son ellos sino la ciencia la que está equivocada y que es ésta la que debe demostrar que ellos son los que están equivocados.

Los cranks, en su infinita arrogancia, no creen necesario publicar sus ideas, someterlas al escrutinio de la comunidad científica, a debatirlas. De hecho consideran innecesario estudiar las ideas existentes. ¿Para qué? si las suyas son mejores. Ellos están por encima de cualquier científico que ha desperdiciado años de su vida en estudiar algo que es fundamentalmente falso y en formar parte de una congregación de borregos que obedece a un dogma.

Internet ha permitido que los cranks se organicen, se publiciten, organicen sus propias publicaciones, mantengan congresos y monten todo un lucrativo negocio de venta libros, cursos y conferencias. A través de Internet han conseguido legiones de fanáticos seguidores, más ignorantes que sus sacerdotes, que consideran que atacar a la ciencia es atacar a lo establecido, es vengarse de su profesor de matemáticas o física, del empollón de la clase. Estos cranks, reclaman el papel de revolucionarios, iconoclastas y vanguardia en el conocimiento cuando en realidad no son más que un saco de falsedad, engaño y arrogancia. Su victimismo les hace equipararse a Galileo o Tesla cuando en realidad son todo lo contrario, son retrógrados y conservadores hasta el extremo.

Con todo y con eso, la ciencia sigue avanzando y, mediante la aplicación continuada del método científico, mejora y amplia día a día el conocimiento que se tiene. Los científicos no son un conjunto homogéneo, lo único que es similar es el proceso y los mecanismos de trabajo pero en lo personal todos son distintos. Afortunadamente, la formación científica sigue y seguirá produciendo científicos como Antony Garrett Lisi que muestran que se puede pensar de forma distinta y aportar ideas nuevas dentro del método científico.

Mientras tanto, idiotas como Narayana que no entienden nada de nada se permiten afirmar (comentario en su blog) cosas como lo siguiente:

Es muy fácil escribir detrás de un anónimo y perturbar lo que se pueda ; otra cosa muy diferente es dar la cara y arriesgarse a hacer el ridículo. Hace tiempo te dije que quería que expusiesen sus razones gente cualificada para hacerlo, pero nadie da la cara.

Mira a ver si encuentras algún físico que te apoye en lo que tu dices y que me indique la forma en que yo puedo comprobar que es físico ; entonces de la mano de él y responsabilizándose él de lo que dices, yo vuelvo a poner aquí todo lo que has dicho y entablaré dialogo con él ; hacer otra cosa es perder el tiempo y yo no puedo perderlo y, por si fuera poco, con frecuencia no puedo entrar a internet porque me bloquean, y si entro también me pueden bloquear,como ha ocurrido hace pocos minutos, por lo cual el tiempo que puedo entrar se convierte en algo mucho mas valioso. Además de esto sufro otra faena y es que cada poco el cursor salta hacia atrás y cuando me doy cuenta me ha metido las frases en otro sitio, por lo cual el escribir en mis dos blogs se ha convertido en algo muy penoso, y no puedo sufrir esas penalidades mas que en casos que sean muy válidos y el tuyo no lo es.

Precisamente eso es lo que ha venido haciendo Nano una y otra vez. Se escuda detrás de un pseudónimo e intenta perturbar lo que puede pero, desgraciadamente, Nano vino de fábrica cortito de inteligencia. Hace el ridículo pero no se da cuenta. El segundo párrafo me hace aún más gracia. ¿Qué credenciales exhibe Nano para permitirse criticar el conocimiento científico? Absolutamente ninguna. Ni siquiera tiene el conocimiento más básico de las teorías científicas contra las que arremete (haciendo el ridículo) y, por supuesto, de las matemáticas subyacentes.

La frase tradicional de un crank, y probablemente la que Nano tenga en la cabeza cuando llegue a este punto, es:

No tengo el conocimiento matemático necesario para entender o verificar las ecuaciones que dices pero no estoy dispuesto a aceptar que la ciencia no sea ciencia sin esas matemáticas.

Esto es otra afirmación clásica de los cranks como Nano. La física teórica, de partículas, la cosmología y, en general, cualquier rama científica necesita un conocimiento matemático avanzado y si alguien quiere entender de verdad los modelos científicos estas habilidades matemáticas son imprescindibles. La realidad es que tanto Nano, como sus colegas, no tienen ningún interés en entender de verdad esos modelos. Les basta con quedarse con alguna analogía que, en un momento de inspiración, elaboró un divulgador científico. Además, ¿para qué? si sus “modelos” son mucho más sencillos y no tienen nada de matemáticas.

Por último Nano, como un crank paradigmático,  emplea el victimismo. La existencia de una conspiración permanente orientada a evitar que él pueda diseminar sus ideas porque socavan la base del conocimiento científico. No sólo eso, sino que su ego (el que le hace ponerse de apellido el nombre de un ser supremo) espera que algún científico se digne en emplear parte de su tiempo para rebatir sus memeces. El que alguien que ha dedicado muchos años de su vida a formarse, no dedique su valioso tiempo a intentar, con educación, no reírse de los disparates que un ignorante como él se atreve a definir como conocimiento y los rebata no es más que una muestra del miedo que sus “teorías” causan en la comunidad científica.

Nano, además de idiota eres un necio. No has entendido absolutamente nada y, con esa actitud, jamás vas a entender nada.

8 comentarios

Archivado bajo Charlatán, Pseudociencia, Reflexiones

8 Respuestas a “Quizás la mejor definición sea necio

  1. Magnífico y divertido post. Se puede decir más alto pero no más claro.

  2. Xoco

    A mí me pasa que también tengo sentimientos encontrados con Nano, por una parte me da lástima pensar en su día a día y en sus paranoias conspiracionistas creyéndose que “alguien” o “algo” intenta boicotear continuamente la publicación de su desinformación (particularmente creo que debería cambiar el teclado). Por otra parte me parece un tipo peligroso cuando entra en terrenos como el de la medicina, porque una cosa es hacer una inocua carta astral, que es la absurda y obsoleta creencia de interpretar la posición de los astros en el momento del alumbramiento (fácilmente desmontable analizando cartas astrales de gemelos que han tenido vidas totalmente opuestas), y otra muy diferente afirmar que él tiene la solución para curar el cáncer, ya que ahí podría llegar a engañar a gente necesitada.

    Reconozco que de vez en cuando me paso por su blog y soy una (o varias) de las 21.000 visitas que ha acumulado su blog al largo de los últimos años. Lo que es incapaz de detectar su ego -y su ignorancia en informática y en internet de forma particular-, es que entrando a su blog y saliendo a los pocos segundos tras comprobar que no hay nada nuevo, ya se computa como visita. Otros quizás comienzan a leer y abandonan tras la lectura de cualquier párrafo histriónico, y la mayoría salen despavoridos cuando ven la combinación de colores, y él cree que tiene una legión de miles de lectores que han leído todos sus posts (y que concuerdan con sus afirmaciones naturalmente), aquí es cuando me parece entrañable. El tiempo de duración de las visitas lo puede comprobar fácilmente con Analytics de Google, pero su ignorancia en este caso complacerá a su ego ya que nunca será capaz ni de usar su cuenta de Google para monitorizar su blog con Analytics, lo que le ahorrará una gran decepción.

    En fin, buen artículo Stargazer.😉

  3. Hace rato que no entraba al blog de Fernandito. Antes estaba como una cabra… y ahora empeoró, jajaj.

  4. Nano además de ser un necio , es un estafador intelectual.Le respondí en su blog y el muy listillo me borro los comentarios.Nano no tiene ni idea de lo que es una teoría científica, lo poco que sabe lo tergiversa de tal modo de producir en un lector neófito en el tema una gran confusión.Es un maestro en el engaño, a partir de medias verdades, extrae conclusiones falsas.
    Pero el afirma entender todo lo sucede en el universo.El desarrollo la “ciencia de la totalidad transcendente”.Dotorqantico dejo el enlace correspondiente donde Nano desarrolla su genial aporte al conocimiento.
    Ya no hay que preocuparse por los problemas de la ciencia.Nano con estos principios explica todo, desde si existió una singularidad en el big bang, pasando por la gravedad cúantica, turbulencia en fluidos, toda la química , toda la biología, toda la medicina etc etc 🙂
    Donde si no, que en el blog de nuestro cuántico diferencial favorito para publicar su inmensa teoría. http://fundacion-eticotaku.org/2010/01/22/reflexiones-cientificas-cuestionando-la-ciencia-oficial-parte-i-la-ciencia-de-la-totalidad-los-principios-singulares-de-la-creacion/Esta teoría solamente se necesita saber idioma español, nada de mates.
    Nano ademas de ser un pajerillo , eres un copión, modificaste los principios del Kybalión que es otra paparuchada.Ni original eres.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Kybali%C3%B3n
    Nano tanto criticar para ofrecer esta mierda, hasta mi sobrino que es un chiquillo lo podría hacer mejor.

    • Muchas gracias yoruga. Vas a tener que esperar un poco pero tengo programados varios posts en relación con Nano. Para principios del mes que viene tengo programado un post en el que le pego un buen meneo.
      Saludos,

  5. Pingback: Cayendo por su propio peso (III) | Stargazer

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s