Sobre los estudios “científicos” de la homeopatía


homeopathic_remediesDada la falta de plausibidad y la falta de evidencias contrastadas de eficacia, la homeopatía es un callejón sin salida científico. Sobrevive exclusivamente gracias a la inercia cultural, a sus practicantes y creyentes, que no están basados en la ciencia, a motivaciones financieras y a una regulación de control de calidad inefectiva.

— Dr. Steven Novella

Al parecer, de acuerdo a zetetic, la doctora (Jennifer) Jacobs se ríe de un post mío. Me congratula enormemente que mis opiniones alcancen a semejante “eminencia” científica y más aún que le causen hilaridad porque, a medida que profundizo en su trabajo de investigación, menos gracia me hacen las conclusiones que extraigo del mismo. Entre que a ella le causa hilaridad mi post y a mí no me hace gracia su trabajo tenemos, como puede verse, un nivel de humor promedio aceptable.

Bendita estadística, se trata de una fabulosa herramienta para analizar datos, para detectar patrones que, en el fondo, son la base de nuestro conocimiento y, desgraciadamente, para algunos, la fuente de algunas pareidolías como creer que el azúcar impregnado de agüita mágica cura algo. Es el cuento de siempre, si yo me como un pollo y tu no comes nada la estadística dice que nos hemos comido medio pollo cada uno pero el hecho es que yo he comido y tu pasas hambre.

En fin, vayamos al asunto, ¿quién es la doctora Jacobs? Bueno, de acuerdo a la información de la página web de la Universidad de Washington, en Seattle, la doctora Jennifer Jacobs presta sus servicios, como profesora asistente clínica en la Escuela de Salud Pública, que, para que quede claro, no es la facultad de Medicina de esa universidad. El currículo que aparece en la referenciada página web nos revela que la doctora Jacobs es MD (licenciada en medicina) y MPH (que no son millas por hora sino las siglas de máster en salud pública en inglés). Si vemos la selección de los diez artículos publicados por la doctora Jacobs que aparecen en su currículo observamos una curiosa coincidencia: todos tienen que ver con la homeopatía y, unos cuantos con el tratamiento de la diarrea aguda infantil en tres países del tercer mundo: Nepal, Nicaragua y Honduras. En estos artículos es en los que quiero centrar el objeto de este post.

Un punto a tener en cuenta es el término “diarrea aguda”. Diarrea aguda no significa diarrea grave sino diarrea con, digamos, síntomas exacerbados. En los estudios de la doctora Jacobs al parecer había algo de sentido común y, cuando se detectaron casos graves, estos fueron  derivados a un hospital donde los pacientes pudieran recibir un tratamiento médico de verdad. Por otra parte, tanto en los grupos de control como en los grupos de estudio se proporcionaba la terapia de rehidratación oral apropiada para este tipo de padecimiento.

Entre 1993 y 2006, la doctora Jacobs publicó cinco artículos relacionados con la diarrea aguda infantil. Los tres primeros artículos ([1], [2] y [3]) son ensayos clínicos de tratamientos homeopáticos que, por lo tanto, reportan los resultados de tres ensayos clínicos similares. El primero de ellos es un piloto realizado en Nicaragua sobre una muestra relativamente pequeña y sus resultados fueron publicados en una revista de medicina alternativa. El segundo artículo referencia a un ensayo realizado asimismo en Nicaragua sobre una muestra mayor y fue publicado en una revista arbitrada y fue el origen de que los defensores de la homeopatía lanzasen sus campanas al vuelo afirmando que habían, por fin, demostrado que la homeopatía sirve para algo mas que llenarle los bolsillos a una banda de charlatanes y a unas cuantas empresas que fabrican pastillas de azúcar. Sin embargo, quizás debido a la mayor difusión, fue contestado con una crítica [6] (resumen aquí) en la misma publicación. Finalmente, el tercero reporta un ensayo clínico realizado en Nepal y es publicado, de nuevo, en una revista de medicina alternativa, al parecer, tras ser rechazado, esta vez, por la revista Pediatrics.

Posteriormente, en el año 2000, Jacobs publica, en una revista arbitrada, un meta-análisis [4] (financiado por Boiron) realizado sobre los tres primeros ensayos y, finalmente, en 2006 realiza un nuevo ensayo, esta vez en Honduras, cuyos resultados (claramente negativos) publica [5] en una revista de medicina alternativa.

Vamos a dar un breve repaso a las críticas al trabajo de Jacobs. Wallace Sampson, el autor del artículo crítico [6] con el trabajo de Jacobs en la revista Pediatrics, proporciona una descripción detallada de sus críticas en una serie de posts en Science Based Medicine (Homeocracy I, Homeocracy II, Homeocracy III y Homeocracy IV) que espero concentrar en este post.

Para empezar, Sampson es demoledor, afirma:

What often happens here is that  the authors apply statistics designed to analyze data that are collected from experiments that are carried out in uniform ways, with reliable methods and instruments, in order to  distinguish or characterize plausible and measurable phenomena.  When one measures imaginary phenomena, then the results do not tell anything about the phenomena, but about the experiments themselves – and the errors in the experimental and measuring system.  That is where I’m going with this. My analysis will show that the data collected were so heterogeneous and random, and the measuring so subjective, that the results were meaningless (also garbage.)

Lo que ocurre con frecuencia es que los autores aplican la estadística diseñada para analizar datos que se recogen de experimentos que se realizan de forma uniforme, con métodos e instrumentos fiables para distinguir o caracterizar fenómenos plausibles y mesurables. Cuando uno mide fenómenos imaginarios, los resultados no nos dicen nada sobre los fenómenos sino sobre los propios experimentos y los errores en el sistema experimental y de medida. Esa es la dirección a la que quiero apuntar. Mi análisis mostrará que los datos recogidos son tan heterogéneos y aleatorios y la medida tan subjetiva que los resultados no tienen significado alguno (y son también basura).

Lo que nos está diciendo Sampson es que el diseño experimental de la doctora Jacobs es, en castellano de la calle, una basura y que lo único que podemos obtener al analizar estadísticamente los datos de un experimento mal diseñado es una basura. Sampson tambien afirma que la doctora Jacobs y colaboradores hacen un ejercicio de estadística creativa para llevar el agua a su molino, esto es, llegar a las conclusiones que, desde un principio pretendían que no son otras que conseguir que el estudio sea estadísticamente significativo en favor, por supuesto, del tratamiento homeopático.

Teniendo en cuenta  que estos estudios de la doctora Jacobs son los que los homeópatas se aprestan a exhibir cuando alguien les dice que no hay estudios “serios” que muestren la eficacia de la homeopatía podrán los lectores darse cuenta de la presión que han venido ejerciendo sobre Wallace Sampson que critica esos estudios.

El diseño de los experimentos es similar, consiste en proporcionar un tratamiento homeopático individualizado para cada paciente de acuerdo al modelo homeopático de descubrimiento de síntomas. Recordemos que se trata de niños que tienen diarrea y que interrogar a unos padres por síntomas como, por ejemplo, “debilidad de memoria”, en niños de 1 a 2 años no parece, a priori, muy significativo. Sobre la base de la información que el homeópata obtiene de los padres de la criatura y emparejando lo que cuenta el padre con la descripción de los síntomas que utilizan los homeópatas el homeópata prescribía un tratamiento en el que se proporcionaban medicamentos homeopáticos en potencias 30C (es decir que se podía garantizar, en caso de estar bien preparados, que no había principio activo alguno). Este criterio de prescripción de tratamiento, dificulta el tratamiento estadístico de la información obtenido impactando, por lo tanto, en la significación de los resultados.

Por otra parte, tampoco quedan claros los criterios de inclusión/exclusión de los pacientes en el estudio con lo que se incluyen niños que acaban de comenzar con los síntomas y otros que ya llevan varios días y, la aleatorización de los sujetos en el estudio no parece muy aleatoria (aparentemente se asignaban al grupo de tratamiento homeopático los niños de más edad y peso que, como es notorio, responden mucho más rápido a la terapia de rehidratación oral.

Estas deficiencias en el diseño experimental hacen que los resultados no puedan ser, para nada significativos a menos que exista una gran diferencia entre el grupo tratado y el grupo de control. Naturalmente, esta diferencia no existe y, mediante un ejercicio de estadística creativa, los autores del estudio obtienen datos estadísticamente significativos en favor de sus hipótesis aunque, para nada, clínicamente significativos.

Remedios inefectivos, fallos en el diseño experimental, definición subjetiva de los criterios de inclusión, diagnóstico y criterios igualmente subjetivos para determinar la efectividad del tratamiento hacen que los resultados no sean más que ruido. Lo único destacable es que el tercer estudio [3] fue rechazado por una revista arbitrada y que tuvo que ser publicado en una “prestigiosa” publicación del ramo de la homeopatía sostenida económicamente, entre otros, por la misma compañía que pagó el estudio.

Muy contentos no debieron quedar los autores con estos tres estudios cuando años después deciden hacer un meta-análisis de los tres estudios anteriores. Cuando alguien hace un meta-análisis es porque pretende conseguir significación estadística de estudios que, tomados individualmente, no la tienen. Pero cuando se hace un meta-análisis de estudios en los que es imposible separar la señal del ruido de fondo lo que se obtiene es, como no podía ser de otra forma, más ruido.

De hecho, en los antecedentes del estudio, los autores, establecen:

Background. Previous studies have shown a positive treatment effect of individualized homeopathic treatment for acute childhood diarrhea, but sample sizes were small and results were just at or near the level of statistical significance. Because all three studies followed the same basic study design, the combined data from these three studies were analyzed to obtain greater statistical power.

Antecedentes. Los estudios previos han mostrado un efecto positivo del tratamiento en el caso del tratamientos individualizado homeopático para la diarrea infantil aguda, sin embargo, el tamaño de las muestras era pequeño y los resultados se encontraban en o casi en el nivel de significado estadístico. Dado que los tres estudios seguían el mismo diseño de estudio los datos combinados de estos tres estudios se analizaron para obtener más poder estadístico.

Bonita premisa, uno se pregunta ¿pero no habíamos quedado que los estudios anteriores eran significativos? ¿qué significa entonces lo de “casi al nivel de significación estadística”? Desde mi punto de vista estas palabras lo único que reflejan es una escasa confianza de los autores en los resultados obtenidos en los estudios previos y abordan este meta-análisis con la “necesidad” de obtener resultados significativos. El meta-análisis muestra unos resultados similares a los de los tres estudios previos pero, como no podía ser de otro modo, una mayor significación estadística en sus resultados.

Como conclusión a los magros resultados de estos tres estudios y el meta-análisis final, la doctora Jacobs y su equipo concluyen:

The results from these studies confirm that individualized homeopathic treatment decreases the duration of acute childhood diarrhea and suggest that larger sample sizes be used in future homeopathic research to ensure adequate statistical power. Homeopathy should be considered for use as an adjunct to oral rehydration for this illness.

Los resultados de estos estudios confirman que el tratamiento homeopático individualizado reduce la duración de la diarrea infantil aguda y sugieren que se empleen tamaños de muestra mayores en la investigación homeopática futura para asegurar un poder estadístico adecuado. Debe considerarse el uso de la homeopatía como adjunto a la rehidratación oral para esta enfermedad.

Resulta, cuando menos increíble que los autores de estos estudios, mal planteados, mal ejecutados y mal analizados se permitan, con dos cojones, recomendar el uso de la hoemopatía de forma conjunta a la rehidratación oral para el tratamiento de esta enfermedad.

Naturalmente ahí no acaba la cosa, contenta con los resultados o si lo prefieren con su autoengaño, la autora se lanza a un nuevo y más ambicioso estudio de la homeopatía como tratamiento para la diarrea infantil esta vez en Honduras y cuyos resultados publica en una revista de medicina alternativa [5]. En este caso, el objetivo de la doctora es utilizar una combinación de medicamentos homeopáticos ya que considera que en los casos anteriores, el empleo de tratamientos individualizados requería un entrenamiento especializado (¡cómo si fuera necesario algún conocimiento para recetar pastillas de azúcar!).

¿Cuáles fueron los resultados? Lo esperado cuando se comparan dos placebos: la homeopatía no es efectiva ni mirándola con el mayor cariño del mundo:

There was no significant difference in the likelihood of resolution of diarrheal symptoms between the treatment and placebo groups

No existió una diferencia significativa en la probabilidad de resolución de los síntomas de la diarrea entre el grupo de placebo y el grupo de tratamiento.

Aquí es donde entramos en el dilema moral. Sobre la cuestión ética de estos ensayos en países del tercer mundo se extiende David Gorski en este post de Science-Based Medicine y quiero presentar algunos de sus puntos. David se  congratula que la revista publique un estudio alternativo y entra a continuación en la justificación que encuentran los autores para este resultado negativo. Dice la doctora Jacobs:

A number of factors could account for the ineffectiveness of the homeopathic combination therapy. Although the homeopathic remedies included in the combination therapy were those most commonly prescribed in the previous studies, it is possible that these remedies would not have been prescribed individually in this population and/or that a different combination medicine would have been more effective. There is also a possibility that the remedies included in the combination therapy counteracted each other in some way, rendering the individual remedies ineffective. Other factors could be that the therapy was not administered correctly by parents in this study, or that it had lost its potency because of improper storage or handling before it was administered.

Existe un conjunto de factores que pudieron influir en la inefectividad de la terapia de combinación homeopática. Si bien los remedios homeopáticos, incluidos en la terapia de combinación eran los más comúnmente prescritos en los estudios previos, es posible que estos remedios no hubieran sido prescritos individualmente en esta población y/o que una combinación diferente de medicamentos pudiera ser más efectiva. Existe también la posibilidad que los remedios incluidos en la terapia de combinación interactuaran entre si de una determinada forma que los hiciera ineficaces. Otros factores podrían ser que la terapia no fuera administrada correctamente por los padres en este estudio o que hubiera perdido su potencia debido a un almacenamiento o manipulación impropia antes de su administración.

Como pueden leer, una colección de excusas espectacular. Recordemos que los medicamentos se proporcionaban en potencia 30C, es decir, más allá del límite de Avogadro. Lo que había en las pastillas, desde el punto de vista químico, era sólo azúcar. La doctora va repasando sus causas hipotéticas de fallo: error en la prescripción, error de los padres, interacciones entre los distintos tipos de azúcar, pérdida de potencia del azúcar, etc. Pero, por supuesto, no menciona el más probable y que no es otro que el azúcar no reduce los síntomas de la diarrea aguda infantil.

La doctora sigue con excusas:

Another possibility is that the pathogens infecting children in this study were less susceptible to homeopathic therapy in general or to this specific combination therapy in particular.

Otra posibilidad es que los patógenos que infectaban a los niños de este estudio fueran menos susceptibles a la terapia homeopática en general o a este tipo específico de terapia de combinación en particular.

Pero, vamos a ver, ¿existe algún estudio serio in vitro que muestre que el azúcar es efectivo contra los patógenos?¿se ha investigado si el azúcar algún efecto antibiótico? Si se había investigado y se sabía que no tiene este efecto ¿por qué se aborda este estudio? Si no se había investigado ¿por qué no se prueba primero “in vitro” antes de hacer ensayos clínicos con humanos?

La Declaración de Helsinki (aquí hay una copia en castellano en pdf) fue promulgada por la Asociación Médica Mundial (AMM, WMA por sus siglas en inglés) en 1964 y, de acuerdo al párrafo 1 es:

… una propuesta de principios éticos para investigación médica en seres humanos, incluida la investigación del material humano y de información identificables.

Esta declaración, suscrita por las distintas organizaciones mundiales que regulan la profesión médica, dice, en su artículo 32:

32. Los posibles beneficios, riesgos, costos y eficacia de toda intervención nueva deben ser evaluados mediante su comparación con la mejor intervención probada existente, excepto en las siguientes circunstancias:
– El uso de un placebo, o ningún tratamiento, es aceptable en estudios para los que no hay una intervención probada existente.
– Cuando por razones metodológicas, científicas y apremiantes, el uso de un placebo es necesario para determinar la eficacia y la seguridad de una intervención que no implique un riesgo, efectos adversos graves o daño irreversible para los pacientes que reciben el placebo o ningún tratamiento. Se debe tener muchísimo cuidado para evitar abusar de esta opción.

Asumo que la doctora Jones Jacobs como profesional médico conoce perfectamente la Declaración de Helsinki y asumo que conoce mucho mejor que yo el artículo 32. Por lo tanto, habrá que preguntarle si, conociendo esta declaración y, sobre la base de los deficientes estudios previos que no mostraron una eficacia clínica incuestionable del tratamiento homeopático en el caso de la diarrea aguda infantil, le pareció ético realizar un nuevo estudio que demostró lo que se buscaba que no es otra cosa que la homeopatía es un placebo igual de eficaz que otro placebo. A lo mejor, a la doctora Jacobs le sigue dando la risa ¿quién sabe?

—–

[1] Jacobs, J., Jimenez, L.M., Gloyd, S.S., et al. (1993) Homeopathic treatment of acute childhood diarrhea: a randomized clinical trial in Nicaragua British Homeopathic Journal Vol. 82 pp. 83-86.

[2] Jacobs, J., Jimenez, L.M., Gloyds, S.S., Gale, J.L., Crothers, D., (1994) Treatment of acute childhood diarrhea with homeopathic medicine; a randomized clinical trial in Nicaragua Pediatrics Vol. 93 no. 5 pp. 719-725.

[3] Jacobs, J., Jimenez, L.M., Malthouse, S., et al. (2000) Homeopathic treatment of acute childhood diarrhoea: results from a clinical trial in Nepal. [alternate title (ENHR) – Acute Childhood Diarrhoea – A Replication] Journal of Alternative and Complementary Medicine Vol. 6 pp. 131-139.

[4] Jacobs, J., Jonas, W.B., Jimenez-Perez, M., Crothers, D., (2003) Homeopathy for childhood diarrhea: combined results and metaanalysis from three randomized, controlled clinical trials Pediatric Infectious Disease Journal Vol. 22 no. pp. 229-34.

[5] Jacobs, J., Guthrie, B.L., Montes, G.A., et al. 2006 Homeopathic combination remedy in the treatment of acute childhood diarrhea in Honduras Journal of Alternative and Complementary Medicine Vol. 12 pp. 723-732.

[6] Sampson, W., and London, W., 1995 Analysis of Homeopathic Treatment of Childhood Diarrhea Pediatrics Vol. 96 no. 5 pp. 961-964.

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Pseudociencia

12 Respuestas a “Sobre los estudios “científicos” de la homeopatía

  1. Respecto al enefermo mental y la doctora, es muy posible que les de la risa visto que la salud del común de los mortales les importa tres coj…
    Respecto al post: “¡Chapeau!”

  2. Pepe

    Off topic: Parece que RLG vuelve a la caza de algún incauto:

    “Si estás interesado en encontrar inversores para tu proyecto de emprendimiento en el espíritu de los valores de la nueva Ley 14/2013,no dudes en contactar con nosotros.”

    Lo mismo a Johncito Ribas le quedan ganas de presentar alguno.

  3. Albert

    Hola dotorqantico, ¿se ha enterado de la censura de Triodos Bank y la Secta de la Antroposofía a Mauricio José Schwarz?
    http://charlatanes.blogspot.com.es/2013/10/la-censura-de-banca-triodos.html
    Propongo el máximo Efecto Streissand. Saludos

  4. intrex

    Yo solo tengo noticia de UN solo ensayo clínico en el que el producto homeopático sea significativamente superior al placebo, y cuyo diseño sea acertado.

    La persona que me lo mostró es un catedrático de Farmacología que imparte clases en una facultad de Medicina. Sí, increíble, lo sé. Sin embargo, este señor está dotado de una honestidad (y de una inteligencia) fuera de toda duda. Así que le pregunté: “Entonces, ¿la homeopatía funciona?”:

    “No, no funciona. Lo que estamos viendo en este caso concreto es el límite de la estadística. En toda mi experiencia en la rama de Farmacología Clínica durante 25 años solo he tenido noticias de significación estadística en un este ensayo con una metodología correcta. La estadística es un potente arma, pero no olvide, querido estudiante, que tiene límites de significación”.

    Aplaudo tu esfuerzo en la lucha contra todos esos farsantes que se aprovechan de la desesperación de los pacientes y cuyo único objetivo es enriquecerse.

    Un saludo.

    • Muchas gracias por tu comentario. Es cierto que la estadística es tremendamente poderosa pero que tiene límites y jugar con esos límites no conduce a nada bueno.

      Ya es conocido el chiste de si yo me como un pollo y tu nada, desde el punto de vista estadístico cada uno nos hemos comido medio pollo pero yo estoy saciado y tu tienes hambre.

      • intrex

        ¡Cierto!

        De hecho, yo creo que la Estadística (la asignatura durante la carrera) es tan difícil porque los proscritos han abusado de ese chiste. Y los académicos habrán pensado: “¿Sí… con que un pollo cada uno? Jeje, os vais a enterar”. 😄

  5. En casos de diarrea quizás hubiese sido mejor táctica de los homeópatas administrar el preparado directamente, no en píldoras. Al menos así hubieran tratado la deshidratación.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s