De chemtrails, aluminio y sinvergüenzas


768px-Electron_shell_013_Aluminium_-_no_label.svgEstoy recuperándome de una fuerte gripe que me ha tenido apartado, durante los últimos tres días, de la realidad y me gustaría abrir el año con un post que tiene que ver con la imagen que algunos medios trasladan de la ciencia a los ciudadanos. En este sentido, uno de los programas de televisión más tóxicos (por no decir el que más) es Cuarto Milenio que puede verse en Cuatro. Patroneado por Iker Jiménez, “periodista” al que ya pillaron muñendo algún que otro engaño, es un compendio de embustes, mentiras y manipulación alrededor de temas de misterio.

Pues bien, siguiendo una discusión sobre el tema de los chemtrails aterricé en este post del blog 500 euros por un chemtrail. Lo de los chemtrails me parece, de partida, una de las conspiranoias más absurdas que existen. Por si no lo conocen, el tema va de que una organización secreta con fines malvados y poco claros se dedica a hacer pasear aviones que nos fumigan con productos químicos venenosos mayoritariamente consistentes en Aluminio y Bario. Esas “fumigaciones” pueden apreciarse en los cielos despejados como blancas estelas que dejan a su paso los aviones. Pero, me estoy alejando del tema, el propósito de este post no es hablar de chemtrails sino de periodismo de “himbestigación” bazofia que es lo que hace el ínclito de Iker Jiménez.

Una zona muy transitada por el tráfico aéreo es la comarca de la Guareña (situada al sureste de la provincia de Zamora) que es sobrevolada por una importante ruta aérea. Durante los meses de octubre y noviembre del pasado año, cundió un cierto alarmismo en alguna prensa local, en relación con estas supuestas “fumigaciones” realizadas por aviones. En el post antes citado se enlaza, a su vez, con un video del programa cuarto milenio del pasado 11 de noviembre en el que se procede a “analizar” una muestra de suelo, supuestamente obtenida de la zona con el propósito aparente de determinar si los productos de estas fumigaciones pudieran tener algún impacto sobre la salud de los residentes en la zona.

Como Químico Agrícola me interesa, desde el punto de vista profesional, ver cómo el comerciante del misterio aborda un aspecto que toca de lleno mi profesión y que no es otro que el análisis de suelos. Dado que uno de los “venenos” que, según defensores de la locura chemtrail, se utilizan en las “fumigaciones” es el Aluminio, Iker Jiménez, ni corto ni perezoso, consigue que una “auténtica autoridad” (en palabras del propio Iker hacia el final del video enlazado) se disponga a analizar, en vivo y en directo, delante de las cámaras, una muestra del suelo de la zona para comprobar qué hay de cierto en eso de las “fumigaciones”.

Por ir poniendo antecedentes, me gustaría señalar que el aluminio es un metal de número atómico 13 y que es uno de los elementos más comunes de la corteza terrestre (un 8%, sólo por detrás del silicio y el oxígeno). Desde el punto de vista químico tiene valencia 3 y es bastante reactivo oxidándose y formando fácilmente sales. En concreto, en los suelos suele fijarse en las arcillas debido a su alta densidad de carga. Esta fijación hace que el ión Al3+ no esté disponible en la disolución del suelo más que a valores de pH bajo, esto es, en condiciones de acidez elevada. Para suelos con valores de pH mayores de 5,5 el aluminio solubilizado no suele ser un problema. Por otra parte, a diferencia de lo que afirma la “auténtica autoridad” invitada por Iker Jiménez, el aluminio no es un metal pesado, de hecho es uno de los metales más ligeros.

Desde el punto de vista biológico, no existe evidencia de que se trate de un elemento esencial para plantas o animales y, aunque tiene ciertos efectos beneficiosos (estimulación del crecimiento para ciertos cultivos, estimulación de la absorción de fósforo, etc), a partir de determinadas concentraciones es tóxico, interfiriendo en determinados mecanismos biológicos (por ejemplo, procesos metabólicos donde intervienen el calcio o el fósforo).

Naturalmente estamos hablando de aluminio en forma iónica. El aluminio metálico (como el que se encuentra en los marcos de las ventanas) es inerte y no tóxico.

Veamos ahora  qué tipo de suelos tienen en la Guareña y sus características. Si vemos el mapa de los suelos de España vemos que en la zona de la Guareña lo que predominan son los conocidos como tierras pardas meridionales. Estos suelos son suelos ácidos, muy pobres que se dedicaban, tradicionalmente, a la ganadería ovina. Son, como se ve en el mapa, característicos de la parte occidental de las cuencas del Duero y Tajo y de la parte noroccidental de Andalucía.

mapa_suelos_España

Entonces, cuando alguien nos remite una muestra de suelo de la Guareña, lo que podemos esperar es un suelo ácido que será más o menos arcilloso dependiendo de si se ha originado a partir de pizarras o de granitos. Volvamos al video de Iker. Iker, con una emoción poco contenida, mientras su “auténtica autoridad” se dispone a “analizar” la muestra obtenida afirma “Nosotros, queridos amigos, no tenemos ninguna verdad” lo que no deja de ser cierto ya que lo que tienen es un mucho de mentira.

En primer lugar, Iker monta el paripé de un laboratorio “quimicefa” en el estudio, con un montón de tierra que no se sabe el procedimiento por el que se obtuvo y con un experto, una “auténtica autoridad”, Luis Alamancos Pampin. ¿Quién es la “auténtica autoridad?, ¿se trata de un químico especializado en análisis de suelos? no, ¿se trata de un investigador del instituto de edafología del CSIC? tampoco, ¿se trata de un biólogo, geólogo, ingeniero agrónomo, …? no, no y no. El “doctor” (de acuerdo a los títulos sobreimpresos en el vídeo) Luis Alamancos es un experto en criminalística que decora su curriculum (en la red social Linkedin) con un amplio conjunto de titulaciones, ninguna de las cuales le cualifica, a priori, para realizar un análisis de suelos.

Ni corto ni perezoso, el, de acuerdo a la página web de cuarto milenio, “doctor”, se pone a determinar el pH de la muestra de suelo y naturalmente muestra a la audiencia que no tiene ni puñetera idea de como se mide el pH de un suelo (lo que realmente poco importa ya que no se espera que la audiencia de Cuarto Milenio sepa algo de ciencia). Existen, fundamentalmente dos formas de medir el pH de un suelo, uno es a través de lo que se llama pasta saturada empleando agua o KCl 1M y la otra es empleando una cantidad fija de muestra (normalmente 10 gr) y una cantidad fija de agua desmineralizada (normalmente 50ml) los dos métodos dan resultados distintos y, dada la variabilidad de las muestras de suelos, es conveniente calibrar bien el pHmetro y realizar varias mediciones cosa que el Sr. Alamancos no hace delante de las cámaras. Por cierto, el segundo de estos métodos es el que el BOE fija como estándar a la hora de determinar el pH de un suelo.

Acierta D. Luis, al medir en primer lugar el pH ya que un valor por encima de 6 supondría que hay un riesgo bajo de toxicidad por aluminio, pero yerra en el procedimiento. Repito, Luis Alamancos no tiene ni puñetera idea de cómo se mide el pH del suelo y no me creo que lo haya hecho ninguna vez. Aún así, si tuviéramos un pH ácido (por ejemplo, inferior a 5 – yo he analizado suelos con pH 3,0-) habría que determinar, a continuación, cuál es la concentración de aluminio y aquí nos encontramos con un problema y es que el aluminio es muy jodido de analizar primero por que las técnicas espectroscópicas usuales no funcionan bien con este elemento y segundo debido a la facilidad de contaminación de las muestras. En mi época, cuando nos lo prestaba el CSIC, analizábamos los contenidos de aluminio con un aparato de espectroscopía de plasma de acoplamiento inductivo (ICP) que, como comprenderán, no es algo que esté al alcance de cualquiera.

En resumen, la “auténtica autoridad” en palabras de Iker Jiménez, dice una cosa razonable y es que, para saber si hay aluminio o no, hay que esperar al análisis químico de la muestra. Entonces ¿qué paripé estás haciendo en el estudio amigo Luis? La segunda parte, la de mirar con un microscopio la muestra de suelo para ver “trazas de metal” es todavía más risible. En primer lugar porque no son trazas de metal, probablemente se trate de cristales de mica que reflejan la luz, en segundo lugar porque aún siendo “trazas” de aluminio, el aluminio metálico no es problemático y, en tercer lugar, cuando alguien mira algo es para encontrar y no al buen tuntún y opinando lo que viene en gana.

En definitiva, Iker Jiménez ha montado, como por otra parte es habitual en él, un espectáculo para engañar a su audiencia. Que quede bien claro, a los que engaña es a los que le pagan el magno salario que cobra, yo no veo su programa. Por otra parte, como Químico Agrícola, me siento ofendido de que una persona, que, a priori, carece de las cualificaciones profesionales necesarias, se preste a realizar, ante las cámaras, una simulación que, en otros países con asociaciones profesionales realmente eficaces, podría ser considerado como un acto de intrusismo profesional en el ámbito de competencia de mi profesión.

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Mentiras, Pseudociencia

13 Respuestas a “De chemtrails, aluminio y sinvergüenzas

  1. Muy buen post.
    Si hay algo seguro es que iker no es más que un magufo y un conspiranoico en toda regla (algo más hábil que la media, porqué se ha montado un tinglao del copón) y tiene claro y sabe perfectamente a quien va dirigido su mensaje y la manera de presentarlo para que su acrítica audiencia se lo trague todo.
    Y por supuesto como buen mercader de mentiras no permite que la realidad le estropee una buena magufada

  2. Pingback: Lecturas de Domingo (24) | Ciencias y cosas

  3. Pingback: Bitacoras.com

  4. alfonso

    Vivo en la Coruña y aquí se ven continuamente. Me podéis explicar porque tres aviones los mismos se dedican 3 horas de una tarde en pasearse por el
    Cielo cruzandose entre ellos en numerosas ocasiones, los he grabado con el telescopio no tienen distintivo alguno, a los 20 minutos empiezan la formación de nubes y así dos veces por semana. Señores yo me fió de lo que veo no lo que busco en internet. Paranoias las justas pero con los Hijos de….
    que nos gorbienan todo es posible. Abran la mente cerrarla si que es de ignorantes…

  5. CarlosR

    @Banner&Flappy
    Antes de abrir la mente, le aconsejaría que abra un diccionario, nunca he visto a alguien que escriba tan mal. Saludos.

  6. Oscar

    El Luis Alamancos ese a mi también me da mala espina y desde luego Iker Jiménez no me gusta, pero de algunos de vuestros comentarios se desprende cierto tufillo de superioridad. Es gente como vosotras la que ha negado la realidad de la hipnosis, la zombificacion, las fumigaciones con ddt, la intoxicación por el aceite de colza que en realidad fue por organofosforados en tomates, la muerte de más de 300000 personas en todo el mundo por el farmaco Vioxx, podéis muy expertos en un campo pero unos zoquetes en los demás, un poco de modestia por favor.

    • Metes en un mismo saco cosas muy distintas: ¿realidad de la hipnosis?, ¿zombificación? Eso son magufadas.

      Fumigación con DDT: pues probablemente consiguió erradicar el paludismo en España y la malaria en otros muchos países pero ¿mereció la pena teniendo en cuenta el impacto medioambiental posterior?.

      Quiero ver las pruebas de que la intoxicación por aceite de colza desnaturalizado era consecuencia de organofosforados en tomates. Curioso que desaparecieran los casos una vez que retiraron el aceite del mercado. Ah que eso es casualidad y no causalidad.

      Tú eres conspiranoico en todos los campos.

Deja un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s