Gripe

Todos los lectores de este blog saben que la gripe está causada por un virus ARN. Todos, no. Existe un último reducto que se resiste a ese conocimiento: los homeópatas. El homeópata francés Joseph Roy decidió que la gripe la causaba una bacteria a la que dio el nombre de Oscilococo.

Lo curioso del caso es que esa bacteria no existe y nadie sabe qué es lo que el bueno de Roy pudo ver. Sin embargo, las alucinaciones de Roy sirvieron para desarrollar un medicamento: Oscillococcinum que está registrado a nombre de la multinacional homeopática Boiron.  El medicamento parte de extracto de hígado y corazón de pato porque Roy observó la presencia de Oscilococos (que ya sabemos que no existen) en estos órganos de pato.

La poderosa capacidad deductiva homeopática sigue el siguiente esquema de razonamiento:

  1. Como el Oscilococo (que no existe) causa la gripe y

  2. el Oscilococo (que sigue sin existir) aparece en el hígado de pato.

  3. Creamos un medicamento homeopático a partir de hígado de pato que cura la gripe.

El Oscillococcinum es el producto estrella de Boiron pero ¿a qué no lo adivinan? No sirve para nada más que para sacarle dinero a los incautos que pagan por él. En Cochrane Collaboration encontramos esta revisión que tiene como objetivos:

Objectives:

To determine whether homeopathic Oscillococcinum® is more effective than placebo in the prevention and/or treatment of influenza and influenza-like illness in adults or children.

Objetivos:

Determinar si el Oscillococcinum® homeopático es más efectivo que el placebo en el tratamiento y/o la prevención de la gripe y enfermedades similares en adultos o niños.

Ya podemos adivinar lo que obtuvieron los autores:

Authors’ conclusions:

There is insufficient good evidence to enable robust conclusions to be made about Oscillococcinum® in the prevention or treatment of influenza and influenza-like illness. Our findings do not rule out the possibility that Oscillococcinum® could have a clinically useful treatment effect but, given the low quality of the eligible studies, the evidence is not compelling. There was no evidence of clinically important harms due to Oscillococcinum®.

Conclusiones de los autores:

Existe insuficiente buena evidencia que permita obtener conclusiones robustas sobre el Oscillococcinum® en la prevención o tratamiento de la gripe y enfermedades relacionadas. Nuestros hallazgos no descartan completamente la posibilidad de que el Oscillococcinum® pudiera tener un efecto de tratamiento clínicamente útil pero, dada la baja calidad de los estudios elegibles, la evidencia no es convincente. No había evidencia de daños clínicos importantes debidos al Oscillococcinum®.

Como pueden ver, los autores utilizan un lenguaje moderado y extremadamente político (Boiron tiene mucho poder y Oscillococcinum es su producto estrella) para decir dos cosas:

  • Que el Oscillococcinum no funciona.

  • Que los ensayos clínicos elegibles para el estudio (en su mayoría pagados por Boiron) eran una mierda.

Conclusión, para la prevención de la gripe lo mejor la vacuna y si ya la hemos contraído no gastarse la pasta en pastillitas de azúcar. Tratar los síntomas y a aguantar siete días o una semana lo que sea más corto.